Comienza tu negocio con menos de $100

Revisas tu billetera y te das cuenta de que tienes 100 dólares exactos. ¿Qué puedo hacer con ellos? Varias opciones podrían saltar a tu mente: gastarlos en un par de zapatos de último modelo, sentarte en un súper restaurante o pagar alguna deuda. Todo se vale. Pero, si en tu cabeza inquieta prevalecen las ideas de ganar, entonces esos cien los debes usar para invertir y no para gastar.

Emprender tu propio negocio es posible con menos de 100 dólares, que aunque parecieran no representar mayor capital para arrancar, sí lo es si los sabes usar.

Me he puesto a pensar y existen decenas de formas de emprender un pequeño negocio con poco dinero; necesitas un plan, disciplina y mucha motivación para lograr los objetivos que te propongas.

¿Para qué soy buena?

Guarda momentáneamente los billetes debajo de la almohada, donde no puedas verlos. Olvídate que existen por un segundo. Es momento de afinar la idea que vas a desarrollar.

Primero, pregúntate si conoces bien tus dones y talentos. Si la respuesta es positiva entonces lo que queda es arrancar, pero si aún estás en etapa de exploración toma lápiz y papel para plasmar una hoja de ruta. Te recomiendo que tomes el reto gratis de siete días para que descubras tus pasiones y el propósito de tu vida.

Clic aquí para descubrir el propósito de tu vida y tus pasiones

Tal vez eres buena planificando cosas, preparando dulces, diseñando páginas web o impartiendo clases. ¡Incluso puedes ser experta enseñando al gato a hacer sus necesidades en su caja de arena!

La meta es convertir tus talentos en una actividad de negocio que genere ingresos a la par de tu empleo formal, o incluso suficientes para formalizar una empresa propia.

Tu campo de experiencia es la principal herramienta para ganar dinero. Y si algo sabes a medias, busca en internet lo que necesites para prepararte mejor (casi todo está en el mundo digital y por lo general es gratis). Hemos venido a aprender y nunca es tarde para sembrar nuevos conocimientos en ti.

Conviértete en producto y marca

Eres el producto que vas a vender. Es decir, tu prestigio, reputación, valores y todo aquello que representas, son el soporte que le dará credibilidad a tu iniciativa. Todo habla de ti. Redes sociales, imagen de perfil de tus aplicaciones móviles, tus gestos, tu lenguaje verbal y más. ¿Qué proyectas? ¿Se parece a tu emprendimiento? Sin duda, debe existir coherencia entre lo que eres y dices ser.

10 ideas de negocios que puedes comenzar con menos de $100

  • Consultoría profesional: Si eres abogada, contadora pública, comunicadora social, economista, docente, administradora, entre otras, puedes ofrecer tus servicios de consultoría a diferentes empresas u organizaciones. Establece una tarifa para tus servicios e invierte en marketing personal para dar a conocer aquello que ofreces (tarjetas de presentación, tu sitio web, perfiles en las redes sociales, inversión en RSS, anuncios en alguna revista o periódico).
  • Clases privadas: Comparte tus conocimientos siendo tutora de estudiantes que presenten deficiencias en algunas áreas. Si progresivamente ves que funciona, desarróllalo y aspira un centro educativo de amplio alcance.
  • Hecho a mano: Hay miles de personas que detestan arreglar pequeñas fallas en casa. Si eres buena componiendo detalles de decoración, lencería y asuntos similares, únicamente necesitarás invertir en una caja de herramientas para comenzar. Incluso si vas más allá de lo esperado, puedes reparar la gotera de un grifo, la lámpara averiada o esa puerta que se desprendió del dintel. Garantizar calidad desde el primer servicio, te asegura una nueva llamada o la recomendación hacia nuevos clientes.
  • Acompañamiento de abuelitos: Se estima que la población de personas mayores de 65 años en los Estados Unidos supera los 46 millones, lo cual abre un interesante mercado de posibles clientes que por lo general no son tomados en cuenta. Ofrece planes de recreación, acompañamiento, cuidado, clubes de conversación, y más.
  • Infoproducto: ¿Sabes maquillar? Diseña un descargable con un sencillo curso y ponlo en red. La idea aplica para recomendaciones turísticas que ahorren de dinero al viajero, cuidado de la barba para caballeros, cómo preparar alguna receta, hasta cómo enseñar a tu perro a buscar una pelota.
  • Servicios de comida: Marca la diferencia en lo que ofreces, rompe lo convencional. Prepara dietas especiales, comida gourmet o platos típicos de tu país e informa a tu red de contactos personales. Ofrece servicio a domicilio y facilita la vida de tu cliente.
  • Representante de venta directa: Si te gusta el comercio, puedes invertir en una marca reconocida de las que manejan catálogos y muéstralos. La inversión no es alta y la ganancia te dará oportunidad de incrementar el abanico de productos.
  • Cuidadora de mascotas o de casas: Si te gustan los animales o te consideras responsable, puedes cuidar mascotas, sacarlas a caminar o cuidar casas cuando los dueños salen fuera de la ciudad. Puedes hacer algunos volantes con tu información y colocarlos en los buzones de correo.
  • Organizadora profesional: En este país tan materialista, las casas están llenas de artículos y sus dueños, muchas veces se sienten abrumados de tanta cosa. Si eres ordenada y te gusta tener todo en su lugar, puedes ofrecer el servicio de organización de closets, garajes, despensas, etc.
  • Servicios de limpieza ecológica: A las hispanas les encanta ofrecer servicios de limpieza. Sin embargo, si quieres sobresalir de la competencia, puedes ofrecer limpieza de casas u oficinas con productos ecológicos o naturales. Algunos de esos productos los puedes crear tu misma y hasta comenzar a venderlos.

La idea es disfrutar lo que hagas. Procura que el trabajo te guste tanto que ni siquiera notes las horas extra o la falta de días libres. El sentido de iniciar un negocio es identificar la necesidad de tu mercado y cubrirla de manera creativa.

Emprende desde lo que conoces, con lo que dominas. Eso te dará facilidad para desenvolverte en ambientes sociales y comentar en qué estás trabajando. La timidez no tiene cabida; habla, pero sobretodo, cree en lo que estás haciendo.

Es hora de sacar los cien de debajo de la almohada.

Comentarios

comentarios

Recent Posts

Leave a Comment

Contáctame

Me encantaría recibir un mensaje tuyo. Envíame un email y te responderé lo más pronto posible.

Not readable? Change text. captcha txt
close

¿Disfrutaste este artículo? Compártelo con otras :)