Angie Pérez: El mayor éxito es tener a Cristo en mi vida

La hispana que hoy les presento es una apasionada por su oficio de comunicadora, aguerrida en la noticia y la investigación, luchadora de causas nobles y justas, pero sobre cualquier cosa, está profundamente enamorada de Dios.

Su nombre es Angie Pérez, venezolana y con su historia de realización en los Estados Unidos. Ha ganado varios premios internacionales, es voz oficial de la Alfombra Roja del canal E! Latinoamérica y aunque sus redes sociales muestren a una periodista combativa, de esas que no callan ante la injusticia, se autodefine como Hija de Dios, que anuncia y denuncia, según mandato bíblico.

En su ámbito profesional, se licenció en Estudios Internacionales en su país natal; y ya viviendo en Miami hizo una maestría en Periodismo para TV.

Es directora de dos fundaciones en EEUU sin ánimos de lucro: Luchemos por la Vida, dirigida a ayudar a niños con VIH en Venezuela; y Misses por la Paz que reúne a más de 300 exparticipantes de certámenes de belleza en el mundo para causas nobles, por el bienestar humano.

La escuché hablar desde el dolor, la rabia y la indignación. No sostuvo sus lágrimas cuando tocó la herida de su maltratado país. Por eso, desde lejos intenta aportar todo cuanto puede, asistida por la fe y los dones que Dios le dio.

 

¿Cómo te autodefines?

Soy hija de Dios. Y aunque no lo parezca mucho si revisas mis redes sociales, el Señor me ha recalcado en estos últimos años que debo luchar. Soy una vasija que Dios ha roto y que Él mismo ha vuelto a armar. Así que soy Su hija.

¿Cómo nace tu pasión por la comunicación?

Es que yo hablo más que loro pisado (risas). Al principio de mi carrera pensé que quería ser modelo y actriz, y aunque sí lo fui, la vida me llevó a un casting de radio 92.9 FM en Caracas donde comenzó lo que me llevó a ser en la actualidad. No lo creía pero me reconocieron como una buena voz para la locución. Gané un concurso de belleza organizado por la estación de radio e inicié una especie de pasantía en el mundo de la radiodifusión, el cual era completamente ajeno para mí. Aprendí a la brava muchas cosas, de transmisiones y otros asuntos técnicos.

¿Qué es lo que más te gusta de esta carrera?

Lo que más me gusta pero que también me llena de responsabilidad es el peso de las palabras. Es una ventaja pero también es un asunto de cuidado. El efecto puede ser para bien o para mal.

Me tocó reportar farándula e incluso participar de reuniones editoriales donde nos preguntábamos: ¿Con quién nos metemos hoy?

Hoy por hoy aprendí que no es con quién me meto, sino qué investigo con toda la responsabilidad del caso.

¿Cómo te define haber sido candidata del Miss Venezuela?

No me define. Fue una época de mi vida durante la cual aprendí y vi muchas cosas, algunas no me gustaron, otras me empujaron a madurar rápidamente.

De ser imagen, modelo, presentadora y voz de TV, ¿qué te ha dado mayor satisfacción?

Actualmente la misión con los niños desde la Fundación Luchemos por la Vida me llena. Cada tratamiento cuesta mucho dinero y por eso me da tanta indignación cuando vemos el derroche injusto de miles de dólares.

¿Qué significado tiene para una periodista venezolana haber ganado el premio Emmy?

Doble significado. Porque además no siento que me lo haya ganado yo, sino la persona sobre quien hice el perfil, con cuyo trabajo participé. Fue de una venezolana con una academia de baile y con una historia fortísima de pérdida de su hermana y superación de obstáculos.

¿Cómo te hacen sentir los premios que has ganado?

Nada se compara con el premio de vida que es tener a Cristo en mi corazón. De resto todo es vanidad.

Cuando fui nominada al Emmy debía gastar alrededor de 800 dólares entre entradas, traslados y otros aspectos de logística y no lo vi necesario. Le pedí a mi compañero que si me nombraban como ganadora recibiera el premio en mi nombre y le diera toda la gloria a Dios. Así fue.

¿Cómo nace la idea de Misses for Peace?

Tras la muerte de mi alumna Mónica Spear, algunas de mis compañeras decidimos que debíamos hacer algo. Un día, mientras había protestas en Venezuela, un grupo decidió ir a protestar y al regreso anunciaban que habían matado a Génesis Carmona, una de las integrantes. Así nació esta organización.

¿Desde cuándo asumiste la dirección de Misses for Peace?

Como éramos un grupo tan grande y diverso, la presidenta nos pidió agruparnos por regiones. Así yo asumí la parte de Estados Unidos. Somos una organización pro democracia, pro derechos humanos, que son misiones muy claras y firmes.

Hace alrededor de 2 años promovimos un programa para Venezuela y recaudamos casi 20 mil dólares entre dinero y medicinas. Nos hemos convertido en una especie de madrinas de niños con VIH en Venezuela. Ha crecido la causa con colaboradores venidos de diferentes iglesias, especialmente la católica. Hago un llamado especial a los pastores cristianos a que se sumen porque los niños afectados son todos hijos de Dios que sin quererlo nacieron con esta condición.

¿Cómo pasaste de la santería a Dios?

Por la misericordia de Dios. Por ignorancia caí en la santería, por tonta me dejé llevar por personas impulsadas por el demonio. Sé que mis problemas de salud son venganzas porque me salí de ese mundo.

Una vez haciendo un reportaje, la hija de mi entrevistado me dijo: tú tienes un altar en tal sitio de tu casa, y me asusté porque me lo describió una niña de 12 años.

“Es por eso es que tú tienes pesadillas” y otros detalles, agregó la niña.
No fue fácil, porque caí dos veces más en la santería.

Una vez me habló Dios y mi vida cambió. Ya han pasado 8 años desde mi conversión, en la que Dios me devolvió a la vida y conseguí el camino.

¿Cómo percibes a las mujeres hispanas en EEUU?

Son fuertes, perseverantes. En este país hay muchas oportunidades, pero hay que insistir, hay que ser como la gota que cae una y otra vez sobre la piedra y al final la perfora.

Únete a la comunidad Hispanas Camino al Éxito en Facebook:

hispanas-camino-al-exito

¡Únete a nuestra comunidad Hispanas Camino al Éxito en Facebook para conectarte y relacionarte con otras hispanas en los Estados Unidos! Haz clic aquí para solicitar acceso a nuestro grupo privado de Facebook.

conocete-y-realizate

ACERCA DE MARCELA

Tras una experiencia de más de 30 años como empresaria, Marcela Reyes es hoy una poderosa coach, mentora y conferencista de renombre internacional cuya pasión es ayudar a las mujeres hispanas a tener éxito en los Estados Unidos. Marcela es la fundadora y directora ejecutiva de HispanaRealizada.com, la comunidad virtual dedicada a inspirar, empoderar e incentivar a las inmigrantes hispanas a entrar en acción para que realicen sus sueños a través de desarrollo personal, profesional y empresarial. Clic aquí para conocer más sobre Marcela.

Comentarios

comentarios

Recent Posts

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Contáctame

Me encantaría recibir un mensaje tuyo. Envíame un email y te responderé lo más pronto posible.

Not readable? Change text. captcha txt
close

¿Disfrutaste este artículo? Compártelo con otras :)