María Virginia Key: La familia como base de la vida

Si hay una palabra que pueda definir a la carismática venezolana María Virginia Key, sería sin duda Familia. No hay minuto en que la deje de mencionar y de asegurar que su realización como hispana fue gracias a esa base de valores que inculcaron sus padres, pilares y  empuje para ser hoy una mujer exitosa junto a sus dos hijos.

Para esta fisioterapeuta, cualquier obstáculo es una oportunidad más, y aunque reconoce que no todo le ha sido fácil, “no hay que tenerle miedo a la vida porque donde la vida te ha llevado es donde tienes que estar”.

En la actualidad, enseña inglés como segundo idioma, además de siempre gritar a los cuatro vientos de donde viene, pues es una fiel embajadora de la cultura de su país Venezuela y de la latina en general.

Disfruta al igual que yo, de esta maravillosa e inspiradora experiencia que nos impulsa aún más a ser luchadoras ante cualquier circunstancia.

ENTREVISTA EN VIDEO

ENTREVISTA EN AUDIO

¿Cómo llegaste a los EEUU?

Llegué sin pensar que iba a llegar a los Estados Unidos, en febrero del año 1990. Me vine porque mi novio en aquel momento, quien luego fue mi esposo (ahora ex esposo), había terminado de estudiar aquí en la universidad, se había graduado en el estado de Indiana, y le ofrecieron un trabajo allá. Él es de padres de venezolanos pero nació aquí en los EEUU, por lo tanto tenía ciudadanía americana. Como teníamos ocho años de novios me dijo que quería probar suerte aquí, y como siempre me había gustado el inglés y he tenido el espíritu aventurero, me arriesgué.

Después de allí las cosas fueron cambiando en Venezuela, y aunque pensábamos regresar al país, tuve mi primer hijo y después vino mi hija. La situación en mi país empezó a deteriorarse, y bueno aquí estoy después de 29 años.

Al llegar a este país, ¿pudo más la expectativa por el nuevo futuro o costó mucho el proceso de adaptación?

Yo llegué a Indianápolis donde no había casi hispanos, aunque conocí personas que se convirtieron en mis angelitos de la guarda. Entonces la expectativa de comenzar una nueva vida, de querer aprender nuevos idiomas -porque me gusta esta área- yo creo me hizo el camino más fácil, porque es algo que me motivo, ya que además no me vine en contra de mi voluntad.

Recuerdo que aprendí solita el inglés, viendo televisión, escuchando música, la radio. Y es que he sido muy positiva, trato de vivir el momento.

Sobre el proceso migratorio, ¿lo ves igual que cuando llegaste? ¿Crees que los retos son diferentes?

El sistema de migración antes era más tolerante, más permisivo, y ahora no es tanto así. Tristemente se le está dando un trato al inmigrante, sobre todo al indocumentado. No se les considera por lo que valen y aportan a este país. Hay desprecio y persecución.  Para todas aquellas personas hoy en día es mucho más difícil que antes.

¿Qué obstáculos tuviste que superar para llegar a tu cargo actual en la Escuela Pública de Northville?

Lo primero que tuve que superar fue el idioma y acostumbrarme a la cultura. También quitarme los miedos, mi vida aquí no sólo ha transcurrido en función de mis metas, sino por lo que me ha tocado vivir y lo que ha sido importante para mí, como mi familia que siempre ha sido lo más importante.

Yo me gradué de Fisioterapeuta en Venezuela. Entonces aquí para volver a trabajar en esa área tenía que volver a estudiar, y eso era imposible para mí en ese momento, porque no quería dejar a mis hijos en guarderías. Pero llegó un momento en la familia lleno de retos económicos y tuve que salir a trabajar, pensé en un lugar donde pudiera llevar a mis hijos, y comencé en una guardería.

De allí salté a una escuela de inversión de español, en Indianápolis, y necesitaban personas nativas que hablaran en español para trabajar en cada uno de los salones, dirigido a niños americanos a quienes se les debía impartir educación bilingüe. Es un programa buenísimo.

Después me tocó venirme a Michigan. Aquí fue empezar de cero y me metí nuevamente en las escuelas. Cuando se abrió un cupo para ser asistente en ESL, que es inglés como segundo idioma, me buscaron y me dieron el cargo. En cada trabajo siempre trato de ser la mejor y creo que eso es lo que me ha hecho alcanzar varias cosas.

Ahora me estoy graduando de Licenciada en Educación, porque el Gobierno Federal  me otorgó una beca.

¿Ser hispana te da la oportunidad de enseñar desde tus valores culturales?

Siempre, toda la vida. Enseñar desde mis valores culturales lo hago no solo con los estudiantes sino con los padres, los maestros, los administradores, con todo el que me tope.

En todos lados soy embajadora de mi país, de mi cultura, no nada más de Venezuela sino de todos los latinos. Yo siento que soy una embajadora de los latinos.

¿Qué recomendaciones puedes compartir con esas hispanas recién llegadas a este país?

Lo primero que les digo es que aprendan el idioma, porque a partir de allí se abrirán muchas puertas. No es fácil, es difícil, a unas nos cuesta más que a otras, pero no importa, así sea machucado apréndelo, porque te vas a dar a entender  y eso te va a abrir puertas.

Después no tengan miedo, date a conocer, sé una embajadora de tu cultura en este país, y siempre da lo mejor de ti. Trázate metas, aunque a lo mejor a la mitad del camino vas a tener que cambiarlas un poco, pero siempre ten el norte, fórjate tu camino.

Otra cosa que siempre le digo a los hispanos, no solo mujeres: no trates de ser más vivo que el sistema, sigue las reglas. Hay oportunidades para todos.

¿Qué valor agregado ha aportado a tu vida ser una inmigrante hispana en EEUU?

¡Wow! Algo que me ha aportado es que me ha ayudado a abrir los ojos, me ha quitado ese egocentrismo de pensar que la cultura de nosotros es la mejor y la que vale. Me ha enseñado a respetar y valorar otras culturas, porque todos en este mundo tenemos un granito de arena que aportar.

Otro valor agregado, es que he conseguido aquí gente muy generosa, muy buena, que se han convertido en mi familia, que nos apoyamos mucho.

También es que aprecio más a mi familia, los momentos que puedo vivir con cada uno de ellos, en los que puedo ir a Venezuela y estar con ellos. He reforzado mis raíces venezolanas.

¿Qué aciertos repetirías y que errores evitarías durante el proceso de mudar tu vida a otro país?

Realmente repetiría todo, porque soy quien soy por todo lo que he hecho, lo que he vivido, todo lo bueno y lo no tan bueno. Mis errores no me han definido a mí, ni me definirán nunca.

Si te tocara emigrar nuevamente, ¿volverías a escoger EEUU como lugar de destino?

Yo pienso que sí, porque yo he tenido una vida buena, feliz, tengo a mis hijos que nacieron aquí. Si Venezuela no hubiera cambiado tanto me hubiera regresado en aquel entonces. Una de las cosas que más añoro es no haber podido darles esa vida a ellos en Venezuela o de poder ir todos los años para ver a mi familia, para que crecieran con el amor de los abuelos, de los primos, de los tíos. Yo lamento que no hayan crecido con eso.

Para conocerte mejor, responde en breve… 

  • Una persona que te inspire

Mi mamá.

  • Algo particular de tu mamá…

Toda ella. Yo soy quien soy por la forma como nos educó. Soy una luchadora, no me he dejado vencer con las adversidades. Mi mamá ha sido una gran guerrera, y ella nos enseñó a ser guerreros.

  • Un valor que no estás dispuesta a negociar por nada en el mundo

Mi valor más grande es mi familia, como te habrás dado cuenta la nombro 100 veces cada vez que hablo. Y a través de ella la educación, la honestidad, la responsabilidad, el respeto, la generosidad, la empatía. No lo cambio por nada.

  • Si tuvieras una lámpara de Aladino, de deseos, ¿Qué le pedirías?

Vivir más momentos con mi familia en Venezuela. Que mis hijos hubiesen podido saborear lo que era la Venezuela en la que yo crecí, junto a sus primos, sus abuelos…

  • Algo más que te gustaría agregar…

No hay que tenerle miedo a la vida, donde la vida te ha llevado es donde tú tienes que estar, y eso que te tocó vivir, vívelo a plenitud y aprende de eso. Nadie puede cambiar lo que nos toca vivir, nosotros tenemos que tomar las riendas de nuestra vida. Así como dicen aquí, un día a la vez, yo digo un minuto a la vez. Papá Dios nos guía y nos ayuda también. De lo que tú te llenes el alma y la mente, es lo que vas a proyectar.

Únete a la comunidad Hispanas Camino al Éxito en Facebook:

hispanas-camino-al-exito

¡Únete a nuestra comunidad Hispanas Camino al Éxito en Facebook para conectarte y relacionarte con otras hispanas en los Estados Unidos! Haz clic aquí para solicitar acceso a nuestro grupo privado de Facebook.

conocete-y-realizate
ACERCA DE MARCELA

Tras una experiencia de más de 30 años como empresaria, Marcela Reyes es hoy una poderosa coach, mentora y conferencista de renombre internacional cuya pasión es ayudar a las mujeres hispanas a tener éxito en los Estados Unidos. Marcela es la fundadora y directora ejecutiva de HispanaRealizada.com, la comunidad virtual dedicada a inspirar, empoderar e incentivar a las inmigrantes hispanas a entrar en acción para que realicen sus sueños a través de desarrollo personal, profesional y empresarial. Clic aquí para conocer más sobre Marcela.

Comentarios

comentarios

Recent Posts

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Contáctame

Me encantaría recibir un mensaje tuyo. Envíame un email y te responderé lo más pronto posible.

Not readable? Change text. captcha txt
close

¿Disfrutaste este artículo? Compártelo con otras :)