Samantha Díaz, la pasión por informar

Samantha Díaz Roberts es puertorriqueña y desde hace poco más de dos años vive en los Estados Unidos. Vive de lo que ama hacer: comunicar.

La mayor parte de su tiempo la pasa cerca de la comunidad, se embriaga con sus alegrías y dolores, es su voz cuando otros no pueden hablar. Se involucra desde las preguntas inteligentes y los justos cuestionamientos.

Sam, como le llaman sus afectos, es joven y enérgica. Cada día sale a buscar la noticia, esas historias que dejarán huella en aquellos que le lean y escuchen. Trabaja para el periódico digital e impreso Mundo Hispánico, y sin complejos, graba, entrevista, narra, pregunta, escribe e investiga, casi todo al mismo tiempo.

Hoy abre su corazón a Inspiración Hispana para contarnos su historia, su visión de un trabajo que quiere seguir haciendo por muchos años más.

ENTREVISTA EN VIDEO

ENTREVISTA EN AUDIO

¿Cómo te autodefines?

Yo soy un ser humano, hija, esposa, y todos los roles que desempeño por las relaciones maravillosas que tengo alrededor.

Soy una persona que ha aprendido a ser feliz consigo misma, soy una hija de Dios, mujer de fe, además de ser una feliz periodista.

Soy de Puerto Rico de un pueblito llamado Bayamón y desde siempre me ha gustado viajar con una mochila a cuestas para trabajar y conocer el mundo. Eso me hace mejor persona.

Entre 2014 y 2016 hubo una fuerte crisis económica en la isla y fue el momento de evaluar, junto a mi esposo, algunas decisiones importantes. Nombramos una libreta de apuntes como “Nos vamos 2016” y fue el lugar donde fuimos escribiendo paso a paso todo cuando debíamos hacer para mudarnos. Por ejemplo, ventas de cosas de la casa, solicitudes de empleo, trámites para rentar una nueva vivienda, y mucho más. Recuerdo que envié 378 currículos y me tocó hacer muchas entrevistas vía online con los empleadores.

Le pedí a Dios que me pusiera en el lugar donde pudiera trascender, ayudar a la gente y crecer. Fue cuando surgió una oportunidad en Mundo Hispánico, un periódico cercano a la comunidad.

¿Qué es lo que más te apasiona de ser periodista?

Me apasiona ser testigo de tantas cosas que vive la gente. Sus alegrías, tristezas, sus dolores. Es un privilegio estar en el momento y en el justo lugar donde ocurre algo que puede ser historia, además de estar cerca para escucharlas y contarlas.

¿Qué tan diferente ha sido ejercer el periodismo en Estados Unidos con respecto a Puerto Rico?

Es muy diferente porque aquí el periodismo hispano es muy comunitario, muy cercano a la gente. Aquí la gente tiene otro tipo de problemas, viven otras circunstancias. En Estados Unidos se ejerce más desde el punto de vista educativo, de informar nuevas políticas que surgen, sobre nuevas ordenanzas migratorias, entre otras.

He tenido que aprender de nuevo todo porque mi base de formación fue en Puerto Rico, así que aquí he aprendido bastante.

¿Cómo haces para que una noticia a publicar en el periódico no pierda vigencia si al momento de suceder ya sale por todas las Redes Sociales?

Hay maneras de trabajar las historias. Para la versión impresa se trabaja un ángulo diferente, se refresca con nueva foto y otro título, pero como no podemos esperar hasta el jueves que circula para dar la noticia lo lanzamos primero por la web para que la gente no espere en enterarse.

¿Crees que es más fácil para una mujer ser comunicadora social con respecto a un hombre?

En mi caso es difícil porque llevo a cuesta una maleta de 30 libras con todos los equipos de tecnología y me toca hacerlo todo a mi, ser camarógrafo, entrevistadora, narradora. En cambio para un hombre tal vez cargar peso es más natural.

A veces me miran con fragilidad por ser mujer, si voy con un vestido tal vez piensan que no haré preguntas incisivas o cuestionamientos fuertes. A veces me subestiman y no me gusta que lo hagan porque en este oficio somos todos iguales.

¿Cómo derribar esos estereotipos de que una mujer que trabaja en los medios debe parecer de concurso de belleza?

Los derribo con la realidad, porque somos mujeres reales que incluso en ocasiones salimos sin maquillaje ante las cámaras porque tal vez no nos dio tiempo de hacerlo. Porque además nuestro periodismo no es para televisión y más bien va directo a tu teléfono con la naturalidad de ser una más de la comunidad.

¿Cuál es tu favorito entre el medio digital y el impreso?

Me gustan los dos. Creo que el periódico impreso siempre seguirá existiendo pese a que hay mucha gente quienes dicen que el papel va a morir.

Tal vez disminuya un poco su consumo, pero a mí me gusta mucho que mi nombre aparezca allí impreso porque fue mi formación.

¿Cómo haces para separar tus sentimientos cuando tienes que dar una noticia que es dura o difícil?

Medito, lo pienso muchas veces y me dejo editar. Mi editor me advierte si me estoy implicando o digo algo que refleja mi posición personal.

Antes de empezar una historia, junto toda la información que puedo, me reúno con mi editor y él me ayuda a lograr un balance. La objetividad es un ejercicio constante y no puedo dejar que la prisa me gane.

A veces la gente no entiende que no estamos del lado de los republicanos ni de los demócratas, si alguno u otro hace algo malo, igual lo vamos a informar.

¿Cómo fue tu adaptación a la cultura americana?

¡Muy complicada! Porque yo soy puertorriqueña y nosotros somos ruidosos, hablamos alto, tenemos opinión y no nos dejamos meter cuentos. También somos cercanos, cariñosos y hasta más amables.

Pero yo decidí venir aquí, los americanos no tienen que cambiar por mi. He aprendido a aceptar esta cultura, no ser tan crítica y más bien dejarlo fluir.

¿Qué obstáculos crees que debe vencer la mujer hispana para tener éxito en los Estados Unidos?

La mujer hispana debe educarse, no porque no lo estemos, pero no podemos replicar malos hábitos aprendidos en nuestros países. Educarse no es necesariamente ir de nuevo a la universidad, significa leer periódicos, ir a las reuniones de la escuela de tus niños, tener contacto con la comunidad. Estar presentes.

Hay que meterle mano al inglés y aprenderlo. Hay centros que lo dan gratis y otros que lo ofrecen a bajo costo.

Entre mujeres latinas debemos cuidarnos, ir al médico, estar pendientes de nuestra salud.

Como profesional inmigrante, ¿cómo te proyectas en cinco años?

Actualmente estoy muy contenta y tal vez no me creas, pero en cinco años me gustaría estar donde estoy ahora. Mantener mi trabajo, seguir contando historias y mantenerme cerca de la comunidad.

Si en cinco años tuviera niños, tal vez no llevaría este ritmo de trabajo para dedicarles buen tiempo a ellos.

¿Cuál es la clave para hacerse un lugar respetable en este país?

Decir la verdad, portarse bien, mantener buenos hábitos ciudadanos, estacionarse correctamente. En fin, ser respetuoso de las normas del país donde estás. Crecer desde lo poco, desde ahí te irán reconociendo.

¿Qué consejo ofreces a aquellas mujeres jóvenes que están comenzando a prepararse en el mundo de las comunicaciones?

Que nunca se rindan. Que si les toca entregar su currículo 378 veces que lo hagan, sin rendirse. Esto es una carrera de fondo, no de velocidad. Solo si haces bien tu trabajo y te apasiona vas a llegar lejos.

Debes educarte, aprender a hacer de todo, ser versátil y multifacética.

¿Cuál es el secreto de la felicidad?

Hay varios y para mí el primero es creer en el amor de Dios para mi vida, tener una relación estable y constante con él. También tener una buena relación conmigo misma, conocerme e identificar riesgos para evitar males mayores.

Mi felicidad es compartir y relacionarme con gente, familia, amar lo que hago.

Para conocerte mejor, responde brevemente

– ¿Libreta y bolígrafo o grabador digital?

¡Todo y la cámara!

– Si escribieras un libro, ¿cuál sería el tema?

La vida de las niñas de Bolivia.

– ¿Una noticia que no te hubiera gustado dar?

Una historia de tres niños que murieron en un accidente de tránsito en Gainsville, Georgia.

– ¿Cuál es tu buena noticia diaria?

Tener trabajo todos los días y las buenas noticias de nuestra comunidad hispana.

Únete a la comunidad Hispanas Camino al Éxito en Facebook:

hispanas-camino-al-exito

¡Únete a nuestra comunidad Hispanas Camino al Éxito en Facebook para conectarte y relacionarte con otras hispanas en los Estados Unidos! Haz clic aquí para solicitar acceso a nuestro grupo privado de Facebook.

conocete-y-realizate
ACERCA DE MARCELA

Tras una experiencia de más de 30 años como empresaria, Marcela Reyes es hoy una poderosa coach, mentora y conferencista de renombre internacional cuya pasión es ayudar a las mujeres hispanas a tener éxito en los Estados Unidos. Marcela es la fundadora y directora ejecutiva de HispanaRealizada.com, la comunidad virtual dedicada a inspirar, empoderar e incentivar a las inmigrantes hispanas a entrar en acción para que realicen sus sueños a través de desarrollo personal, profesional y empresarial. Clic aquí para conocer más sobre Marcela.

Comentarios

comentarios

Recent Posts

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Contáctame

Me encantaría recibir un mensaje tuyo. Envíame un email y te responderé lo más pronto posible.

Not readable? Change text. captcha txt
close

¿Disfrutaste este artículo? Compártelo con otras :)